El San Fernando pierde por 2-1 en Cartagena

El San Fernando plantó cara al Cartagena y a punto estuvo de llevarse un punto del Cartagonova

El técnico Antonio Méndez dio continuidad en el once al equipo que consiguió la victoria ante el Real Murcia la semana pasada y solo introdujo el cambio obligado de Mario por Regino, sancionado, y dio entrada a Carralero una vez cumplido su partido de sanción en detrimento de Zelu, que se quedó en La Isla aquejado de una sobrecarga.

San Fernando

Comenzaron bien las cosas para los azulinos, que no dudaron en presionar arriba la salida de balón de un conjunto local, el Cartagena, atenazado por los últimos resultados. Sin ir más lejos, los primeros compases de juego tuvieron claro color azulino. De hecho, a los cinco minutos de partido, un pase en profundidad de Dani Martínez dejaba solo a Carralero ante Limones. Por desgracia para los intereses del cuadro isleño, el árbitro invalidaba la jugada por interpretar que el de La Isla se encontraba en fuera de juego.

Poco tardó el San Fernando en aproximarse nuevamente a las inmediaciones de Limones. Esta vez, Carralero colgó un centro pasado al segundo palo, donde Dani Martínez apareció para buscar el remate tras recortar a su par. Lo hizo todo a la perfección, pero se topó con Zabaco, que abortó la ocasión.

El murmullo se apoderaba del Cartagonova, más cuando Francis probó fortuna con un golpeo desviado.(En la foto inferior, Francis la pelea por arriba con un centrocampista albinegro.)

El San Fernando había salido sin ningún tipo de miedo, pero no tuvo suerte de cara a gol, algo de lo que sí gozó el conjunto local. Y es que el Cartagena de Alberto Monteagudo despertó con un suave disparo de Artiles que blocó sin problemas Miguel. Precisamente, el arquero cordobés fue la nota más negativa del encuentro, ya que en el minuto 17 sufrió un pinchazo en el abductor derecho que le impidió continuar sobre el césped.

En su lugar, Salva de la Cruz entró sin apenas tiempo para calentar y cuando mejor se encontraba el equipo rival, que aprovechó la coyuntura para adelantarse con un tanto del centrocampista Rivero, que aprovechó un pase de la muerte para entrar desde segunda línea.

El San Fernando sufrió un duro golpe con este marcador, pero no se vino abajo y atacó en busca de la igualada. Los acercamientos, eso sí, eran cada vez menos habituales y Carralero fue el que tuvo la más clara en este tramo de partido. El isleño se internó en el área tras una bonita jugada individual y solo el obstáculo de Míchel Zabaco le impidió conectar con un certero remate que hubiese puesto en apuros a Limones.

En la recta final del primer periodo, una internada por la derecha de Óscar Ramírez fue cortada providencialmente por Rubén. El saque de esquina provocado por dicha acción propició un remate de Llorente que se marchó rozando el palo de la meta de Salva. Era la antesala del segundo tanto de la tarde.

Dos minutos por encima del 45’, el propio Llorente se plantó solo delante del arquero azulino y lo recortó para poner el 2-0. Era un gol psicológico que aparentemente ponía las cosas muy complicadas para los pupilos de Antonio Méndez.

Más aún cuando, tras la reanudación, el Cartagena salió con la idea de morder la salida de balón cañaílla con una presión arriba que dificultaba cualquier intento de jugada trenzada. Méndez movió ficha y permitió la reaparición de Bruno Herrero, que sustituyó a un Lolo Garrido que estaba condicionado por una cartulina amarilla que había visto en el primer tiempo.

El cambio aportó frescura a la medular y, además, vino acompañado de un gol para la esperanza. Una falta lateral era rematada por Dani Martínez en el minuto 60 de partido para llenar de moral a los nuestros, que se veían más enteros físicamente y capaces de lograr la machada del empate. (En la foto, Galindo liderando el centro del campo).

Con esa idea, y aprovechando que el conjunto local era incapaz de aprovechar algún contragolpe para sentenciar, el San Fernando adelantó líneas para poner en serios apuros a Limones. De hecho, en el minuto 71, un nuevo envío desde el lateral fue rematado a la red por Carralero. Era el empate, pero el asistente invalidó la jugada por fuera de juego, algo que provocó airadas protestas de los isleños.

A pesar de todo, en la recta final, el Club Deportivo continúo buscando con fe la igualada. Artiles y Arturo erraron el que podría haber sido el gol de la tranquilidad cartagenera y Méndez apostó por dar entrada a Espinar en sustitución de un extenuado Carralero. El técnico, así pues, arriesgaba con dos puntas para tener mayor presencia atacante en los diez minutos finales.

De ahí al final fue un quiero y no puedo cañaílla. Galindo con un disparo desviado, Trujillo finalizando un contragolpe con un tiro que salvó Limones y Espinar obligando al arquero local a emplearse a fondo tuvieron en sus botas la oportunidad de rascar un punto de un campo como el Cartagonova. Por aquel entonces, el San Fernando jugaba con diez porque Rubén se encontraba renqueante de un golpe en el hombro (en la foto inferior, Rubén en acción).

Pese a ello, el ilicitano decidió volver al partido demostrando así un compromiso sin igual con el equipo. La última ocasión estuvo en las botas de Francis, que lanzó un saque de esquina con intención al primer palo que repelió con apuros la defensa. Sin duda, el San Fernando mereció más después de un segundo tiempo en el que fue superior a un equipo como el Cartagena, llamado a pelear por el ascenso a Segunda División este curso. El resultado no acompañó, pero las sensaciones son más que positivas de cara a este último tramo liguero.