Empate del San Fernando ante el Granada B

Los azulinos resisten y se llevan un punto que sabe a victoria

El que resiste, vence. En este caso, el que resiste, ha empatado. Pero el conjunto azulino ha tenido que luchar contras las adversidades de levantar un 0-2 y en la segunda mitad, ya con 2-2, jugar con diez jugadores por espacio de 32 minutos, tras sufrir la expulsión con roja directa de uno de los artífices de los dos goles, como es Carralero. Al menos se comienza romper la dinámica negativa de las derrotas y de no marcar. Con eso nos quedamos.

SanFernando-GranadaB31-768x512

El once de Méndez sobre el tapete del Iberoamericano 2010 contaba con algunas novedades. Volvían Dani Martínez tras un partido de sanción, Carralero tras un descanso y Rubén tras la lesión. Por extensión Regino pasaba al lateral diestro, Rubén a hacer pareja de baile “made in Elche” con Fran Martínez. Enfrente un equipo cosmopolita con brasileños como Matheus o Hugo Gomes, colombiano como Luis Suárez, ecuatoriano como Corozo, chileno como Navarrete, gambiano como Sulayman, .., e incluso un algecireño como Tomás.

La primera ocasión no se hizo esperar. Saque de esquina ejecutado por Dani y Rubén, por elevación, cabecea al larguero. El gol comienza resistiéndose. A decir verdad los azulinos se metieron en el partido desde el pitido inicial. Enchufado el equipo, enchufada la afición.

Al cuarto de hora, el lateral zurdo Tomás, tras pared con Sergio Peña, la pone con el exterior lejos del alcance del meta local Miguel.

Un mazazo moral podía ser. Pero no. El equipo reaccionaba bien ante la primera adversidad. Galindo en el 20’ la enganchaba arriba una buena incorporación de Vukcevic.
Dice un refrán, “una y no más, Santo Tomás”. No se aplicaba la máxima el ex del Cádiz, Tomás, pues en el 29’ anotaba el segundo gol de su cuenta particular y de su equipo. Fue de falta directa colocadísima lanzada con mucha calidad (0-2). No había pasado ni media hora y el San Fernando tenía todo un “Tourmalet” por delante.

Pudo recortar distancia el once azulino, cuando un buen servicio de Trujillo por banda derecha es errado en su lanzamiento por Carralero. La venganza de Fernando llegaría en el 42’. La jugada nacía en el meta Miguel, pasando por Vukcevic, Galindo y Lolo Garrido que ve claro el fenomenal desmarque de Carralero y éste con calidad eludía la salida de Pol Ballesté (1-2).

Un atisbo de esperanza que se traducía en esperanza total un minuto y medio más tarde, cuando Carralero centraba y Zelu ganaba la partida a su par para cabecear al fondo de la red. El gol se escribe con zeta de Zelu.

Con esta perspectiva inmejorable de remontar dos goles, se llegaba al descanso. Tras él, cambio de nueve: Espinar por Trujillo. En el primer minuto se reclamaba unas posibles manos en el interior del área tras centro de “Vuke”. Buena salida de los azulinos. Su fe en la victoria era capaz de mover montañas. En el 50’ veíamos volar a Miguel tras felina estirada a lanzamiento de Luis Suárez. Un minuto más tarde una más de Tomás que se va al palo en un libre directo.

Jugada clave en el minuto 58. Lance entre Suleyman y Carralero y Fernando se equivoca. Milla Alvendiz está cerca y lo ve claro. Roja directa. Las pulsaciones están por las nubes. El panorama ha cambiado por completo. Tocaba jugar con diez ante un enemigo poderoso físicamente y técnicamente. Era la hora de la infantería.

Los de Jordi Planagumá se hacían dueños del partido. Tocaba resistir, insistir y nunca desistir. Llegaban los acercamientos granadinistas de las botas de Peña, Luis Suárez (al palo, tras error de Fran) o de Navarrete que de nuevo hacía volar a Miguel. Méndez refuerza la banda derecha con Mario y luego busca la verticalidad de Iván.

Con algún susto que otro y consultando ya el número del cardiólogo de guardia, llegaba el final del partido. Un punto que puede ser de inflexión. Un punto que premia el esfuerzo y el compromiso. Un punto que puede servir para el objetivo de la permanencia.