La primera victoria cómoda a domicilio

El Isleño se mostró contundente frente a un Villafranca en horas bajas

Arrancaba el viaje hacia Villafranca el equipo de San Fernando más tarde de lo previsto por las obligaciones laborales de su técnico, que llegaba al autobús al igual que empezó el equipo desde el inicio del partido, totalmente enchufados.

Isleño

Arrancó Isco con un cinco nada habitual, con Pablo, Kike, Isra en el cinco inicial junto a Juanito y Alex, en un pabellón bastante frío de público con un puñado de buenos aficionados que esperaban un resultado positivo de los suyos, un histórico del fútbol sala andaluz.

Pero el viaje había sentado bien al los de San Fernando que se presentaban seguro en defensa y buscaban su oportunidad. Así la primera llegó a los seis minutos en una vaselina de Ortiz que salió fuera.

En la siguiente jugada de nuevo Ortiz, esta vez sí acertaba a enchufarla a la red a buen pase de Joselito, era el minuto 9,30.

Lejos de plantear una defensa abajo los visitantes seguían metiendo presión arriba fruto de la que Jesús robaba una pelota para que Isra en el minuto 10,30 hiciera el segundo.

Tras este gol el técnico local pedía tiempo muerto para alentar a los suyos, tras el cual creaban peligro real en una doble ocasión en la que tuvo que intervenir Alex como un gato con la pelota a un metro de la línea de gol.

Con los locales más metidos en el partido, hacían que el balón le durara poco a los de la Isla de León, lo que obligaba después de una nueva buena ocasión local a Isco a pedir tiempo muerto.

Con los locales mejor en este final de primer tiempo llegaba el descanso, 0-2.

Comenzó el segundo tiempo igual que terminó el primero, con los de Aquasierra pisando área y con un Álex que tenía que intervenir hasta en dos buenas ocasiones locales.

Cuando llegaba el minuto 4 de este segundo tiempo y tras salida de córner, Jesús estrenaba su casillero al anotar el 0-3, algo que llevaba la desesperación a los locales ya que su buen juego no daba frutos.