En Algeciras, el toreo ayuda a los niños

Se ha celebrado el tentadero de la campaña “Navidad con Amor”, organizado por Miguelete

En Algeciras se ha celebrado el anual tentadero benéfico para la campaña “Navidad con Amor”, organizado, como siempre, por la Asociación Cultural y Benéfica “Hijo adoptivo Miguelete”. Las reses fueron ofrecidas por la ganadería Toros de San Miguel, de encaste Núñez.

1

Después del paseíllo se celebró un homenaje a Pedro Ojeda, jefe de personal de la plaza, y el alcalde José Ignacio Landaluce, acompañado de la concejala de Fiestas Juana Cid y de otros concejales, hizo entrega de una placa y varios regalos que recogió el hijo, en presencia de los toreros anunciados en el cartel, Luis Parra Jerezano, Miguel Ramos Miguelete, Pepe Luis Vázquez y Luis Rivera.

2

La primera becerra fue para el maestro Luis Parra Jerezano y se emplazó de salida. Lo atropelló cuando lanceaba de capote, por lo que hubo un pequeño receso para tomar fuerzas. Jerezano se dolía un poco y tomó agua, apoyado en el burladero. Los auxiliares llevaron varias veces al caballo a la vaca pero ésta no se empleaba. Solicitaron los auxilios médicos y Luis se recogió en el callejón, camino de la enfermería. Miguelete se dispuso a lidiar la becerra y, como inicio de faena, trazó unos estatuarios firmes, cerrando la serie en redondo entre el aplauso del público.

3

Con la mano izquierda, se cruza y hay buena tanda de naturales; después, con la derecha, una tanda en redondo. Está en forma, se ve que hace toreo de salón todo el año con su grupo de aficionados prácticos. Salió uno de ellos, que no se priva de brindar a un conocido del público. Luego salieron un segundo y un tercer aficionado práctico. El ganadero en el callejón observaba la vaca, tomando notas que le servirán para decidir si la aprueba o no. Jerezano salió de la enfermería visiblemente recuperado y casi de seguido la vaca fue encerrada en chiqueros.

4

La segunda becerra, de capa melocotón y bociblanca, se refrenaba de salida en los burladeros, mostrándose abanta, sin fijarse, durante bastante tiempo. Pepe Luis Vázquez salió a lidiar e hizo por llevar la vaca al caballo pero no luego renunció, sustituido por un auxiliar. Miguelete brindó a una doctora que es miembro del equipo médico y, bajo las notas de “Manolete”, intentó torear pero la vaca, yéndose, no colaboraba. Luego, el primer aficionado realizó una buena labor. Con el siguiente aficionado hay una simbólica entrega de trastos porque es la primera vez que sale a torear; no se desempeña mal en su debut y mantiene firmeza. El siguiente, José María Hidalgo, muestra soltura e incluso traza una serie con las dos rodillas en tierra. Sale otro aficionado, que, por el contrario, muestra menos pericia. La vaca es difícil.

5

En tercer lugar salió un animal colorado que correteaba con más aparente codicia de salida que los anteriores aunque luego sale suelto. Pepe Luis lleva la vaca al caballo dos veces y a la tercera visita hay marronazo, por lo que el ganadero renuncia a un cuarto intento. El maestro sevillano la torea adornándose por arriba y con media ligeramente cruzada. Con la muleta hay una tanda corta que arranca las palmas del público y se va a los medios para el toreo a media altura y en redondo que incorpora un kikirikí. Luego pasa a la izquierda y cierra con la derecha de nuevo a media altura. Jerezano sale al ruedo y ofrece unos cuantos pases con firmeza ante una vaca que sigue sin colaborar.

6

Miguelete continúa la labor, con dos tandas por la derecha, y el animal sigue intentando irse. Le sigue un aficionado que no muestra una forma física especialmente buena pero que, sin embargo, sale airoso del envite. Sale otro aficionado, más veterano que el anterior, y luego se llevan la vaca a mancuerna hasta toriles.

La cuarta vaca fue recibida por Luis Rivera con lances aceptables y media. Ésta muestra las mejores maneras de las cuatro y va dos veces al caballo. Después de una serie por tafalleras con larga natural, Luis coge la muleta y empieza la faena con lances genuflexos, para seguir con tres buenas tandas por la derecha.

Vienen luego dos tandas por la izquierda también buenas y finalmente una por la derecha. Tras el novillero va la tropa de aficionados prácticos. El cuarto de ellos es José Antonio Rodríguez, natural de Prado de Rey y alumno de la escuela de Ubrique; resulta ser el más joven de los aficionados que salen a lo largo de la mañana y venía con el aval de Jerezano.

En resumen, el público, que acudió en cantidad respetable, pasó una mañana agradable, acompañada por la meteorología. Sin embargo, lo más importante era el fin al que se dedicaba la clase práctica en forma de tentadero, que es conseguir llevar regalos a los niños de las familias sin recursos en estas fechas de Navidad y Reyes.

No hay comentarios