El San Fernando sigue en su ‘Línea’ de victorias

Tres puntos de oro son los que ha conquistado el San Fernando gracias a su victoria (0-2) ante la Balona

Los azulinos siguen sumando. Seis puntos consecutivos que le aúpan con 26 puntos en el octavo puesto de la clasificación. Hoy el “monstruo” fue a ver el Municipal de La Línea y se comió la lluvia, el viento y el rival. El “monstruo” fue hoy marino. Este grupo es un espectáculo en sacrificio, esfuerzo, profesionalidad, generosidad y, por supuesto, en fútbol.

San Fernando

El equipo apostó por el triunfo desde el pitido inicial. Hoy no el mono, sino el traje de buzo para conquistarlo. Tan solo habían transcurrido segundos cuando había montado su primera ocasión de gol con Francis como protagonista. Tan solo habían transcurrido un minuto y medio, cuando Galindo quiso poner a prueba a Óscar Santiago, pero su lanzamiento tocó en un zaguero y acabó en las manos del meta. Es la impronta de Antonio “MenDiez” que pone en escena a unos protagonistas dignos de un Óscar a los mejores actores, pero también al mejor guion original.

San Fernando

La Balona es un fenomenal equipo que no lo iba a poner fácil. Intentó responder a los primeros golpes de los de La Isla, como en el caso del remate de Bauti. Sin embargo, a cualquier jugada local, ipso facto la transición supersónica de los azulinos. Francis por la derecha, Carralero por la izquierda, Dani Martínez por el centro y la referencia arriba de Espinar. Por detrás de ellos, la doble G: Galindo y Gerrit.

San Fernando

En el 16’ Espinar protege bien un balón que nace en un saque de banda, centra con maldad y otro susto para la parroquia linense, dado que a punto estuvo de cazarla Carralero.

Intensidad, transiciones rápidas y presión alta eran parte de las consignas del técnico Antonio Méndez. El equipo las llevaba a rajatabla. Superada la media hora, Carralero a la media vuelta suelta el guante de su pierna izquierda, pero se encuentra con la manopla del meta Óscar Santiago. No hay que olvidarse de un hiperactivo Francis, pues comandó gran parte de las escaramuzas en ataque.

En el 39’ llegó el infortunio de la lesión en un hombro de Sergio Castillo, entrando en escena Fran Martínez, que hizo pareja con el impecable Regino. Ataques muy livianos de la Balona: un suave disparo centrado de Mauri. En la recta final un saque de esquina con dosis de veneno, que ejecutaba Dani Martínez, estuvo a punto de producir el efecto del gol.
A vestuarios se llegó con empate a cero, pero con la sensación de ser superiores en todo, hasta en perdonar.

La segunda parte comenzó con el final del perdón. Arreciaba la lluvia y llegaba el gol. Espinar busca las cosquillas al portero albinegro con un lanzamiento colocado desde el pico del área grande, repele como puede Óscar y Dani Martínez aprovecha el rechace para alojar el balón dentro (0-1).

En este periodo de tiempo una lluvia torrencial, una tromba de agua impresionante que vino a esclavizar el tipo de fútbol a practicar. Stop al balón sobre el césped. Ahora tocaba jugar de otra manera.

Aun así, la Balona siempre es de temer. Francis Ferrón de falta directa provocó algún escalofrío en los aficionados llegados de La Isla. El otro Francis, el nuestro, se fabricó una jugada personal cuyo lanzamiento final se fue a escasa distancia de la meta. Ahora los escalofríos para los aficionados locales.

En el minuto 60’ Carralero empuja el balón arriba sobre el omnipresente Espinar, éste cede a su vez sobre Fernando que sin pensárselo soltó un brutal disparo que batía por segunda vez la portería linense (0-2). ¡Golazo! Carralero anotaba su sexto gol. Demostró bajo la capa de agua ser un verdadero “Rain Man”.

Jorge Herrero saltaba al campo para dar madurez al equipo y, a fe, que lo hizo, pero tuvo que abandonar el campo en el minuto 82 por lesión. ¡ Lástima! Evidentemente la Balona no bajaba los brazos, sino que peleó duro por recortar distancia. Lo hacía sobre todo en faltas laterales, pero la seguridad de Salva y de la defensa en general abortaba cualquier posibilidad.

Al contrario fue el central isleño Fran el que a punto estuvo de cazar el 0-3. El equipo en la recta final demostró una condición física digna de alabanza.

Cuatro minutos de descuento y final del partido. El San Fernando había vencido al rival, al diluvio universal (por momento creímos ver a Noé), pero fue la Tormenta Perfecta. Tres puntos más, seis seguidos, octavos en la tabla, veintiséis en total y estamos a principios de diciembre. Datos para ser felices. Un diez a todos los futbolistas y un diez a la afición que se dio cita en el Municipal.